Cambia Tus Creencias y Consigue Vivir De La Nutrición

La importancia de superar las barreras para seguir aquellas creencias que nos aportan valor

“Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, estás en lo cierto”

Esta mítica frase de Henry Ford esconde lo que todos sabemos: nuestra forma de pensar condiciona nuestra manera de actuar y por tanto las creencias que tienes hoy influyen a la hora de hacer tu sueño realidad: vivir de la nutrición.

Las Creencias

Las creencias, si os fijáis en la siguiente imagen (basada en los niveles neurológicos de Robert Dills), no se ven, es decir, nuestro entorno no las ve, y nosotros mismos en muchas ocasiones podemos tenerlas, pero no ser conscientes de ellas.

Sin embargo, y a pesar de ser invisibles, ejercen una fuerte influencia sobre cómo nos relacionamos con el entorno, y especialmente con nuestras conductas y capacidades.

 

Dónde encontramos nuestras creencias

 

A la hora de emprender en nutrición, vas a tener creencias potenciadoras, que te ayudarán; pero también limitantes que te frenarán a la hora de actuar y acercarte a vivir de la nutrición como te mereces.

¿Y si no sale como pensaba?, ¿y si me critican?, ¿y si no tengo las capacidades suficientes?, ¿y si necesito mucho dinero?, ¿y si no les gusta?

Y si, Y si, Y si…Esos “YSIS”, en realidad, a lo único que conducen es al bloqueo, la parálisis y la desilusión por poner en marcha esa idea y conseguir dedicarte a la nutrición.

Las creencias se generan a lo largo de nuestra vida y pueden tener relación con la educación que hemos recibido, nuestras experiencias, las costumbres familiares, etc. Aquellas que sabes que te ayudan habrá que potenciarlas, pero las que te limitan, mejor cambiarlas.

Por todo ello, y si realmente quieres vivir de la nutrición, ha llegado el momento de que empieces a cuestionar tus creencias, que dudes de ellas, y comiences a creer en otras que te impulsen a conseguir lo que deseas.

Proceso para identificar las Creencias

Identifica las principales creencias que consideras limitadoras.

Para ello, piensa en la última vez que no has hecho algo relacionado con tu trabajo, que sí te hubiera gustado hacer: una publicación en RRSS, una llamada a una empresa, una petición de ayuda, etc… y hazte la siguiente pregunta: ¿Cuál es la creencia asociada a no haberlo hecho?

Creo que…

– Me van a criticar.
– Me van a decir que no.
– Va a ser una pérdida de tiempo.
– Etc…

Pueden tener que ver con alguno de estos ejemplos, o no, es importante que tengas clara la verdadera creencia que hay detrás de esa barrera.

A continuación, cuestiónate esta creencia, ¿cuánto te la crees?.

Para ello, dale una puntuación del 1 al 5. 1 significa que no te la crees nada y 5 que te la crees mucho. Si el valor está por debajo de 2, puede ser que en realidad no sea la creencia que te limita. Si por el contrario, le has dado una puntuación por encima de 3, es probable que sea uno de los factores que más te están obstaculizando el camino.

Beneficios y desventajas de esa creencia

Una vez has identificado la creencia y has sido consciente de lo que te limita, ha llegado el momento de que te pares a pensar qué beneficios y qué desventajas te aporta creer en ella. Para ello, coge un papel y un boli, y haz una línea vertical en mitad del folio. Puedes tomar como ejemplo la siguiente imagen.

 

Ventajas y desventajas de tener creencias

 

¿Te aporta más beneficios, o más desventajas? Es posible que algún beneficio te aporte, al menos de seguridad a corto plazo, pero lo más seguro es que si te limitan, los inconvenientes sean aún mayores.

Teniendo en cuenta esto último, ¿te gustaría cambiarla para poder hacer realidad tu proyecto de nutrición?

Si la respuesta ha sido sí, piensa en una nueva creencia que te potencie y que sea contraria a la anterior “Creo que para emprender en nutrición puedo conseguir los recursos necesarios si pido ayuda”

Ahora, para empezar a instaurarla en tu mapa de creencias, es importante que empieces a actuar en base a ella, para que poco a poco, la que te limite, se quede en el saco de las viejas creencias.

¿Te apetece probar?, ¿cuál es la creencia que quieres cambiar?

 

María González Neira

 

María Neira

Formadora en Vivir de la Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *